Para mitigar el impacto que ha generado la pandemia de COVID-19 en las comunidades más vulnerables del país, el PNUD y la Unidad para las Víctimas unieron esfuerzos para realizar la entrega de insumos de habitabilidad y de protección a las comunidades indígenas de los pueblos jiw en el departamento del Meta y nükak en el departamento de Guaviare al suroriente del país.

Los días 30 y 31 de mayo y 1 de junio, se realizó la entrega de 454 kits de los 493 donados por el PNUD y el gobierno de Noruega, a las comunidades indígenas jiw y nükak, autodenomidadas nómadas y seminómadas, que por la contingencia se han aislado dentro de su territorio temporalmente. Son más de 500 familias beneficiadas de cuatro resguardos de los municipios de Mapiripán y Puerto Concordia y ocho en El Retorno y San José del Guaviare para la adecuación de viviendas y la protección de enfermedades respiratorias o endémicas.

El trabajo conjunto entre el PNUD y la Unidad de Víctimas ha logrado acompañar a las poblaciones más vulnerables en un momento de incertidumbre para el país y el mundo entero. Esta iniciativa, que nace de una solicitud clara por parte de las comunidades a las entidades territoriales, busca dotar a los pueblos jiw y nükak de elementos de autoprotección que garanticen las condiciones de subsistencia mínima resguardando su legado cultural y forma de vida durante el aislamiento.

Los kits entregados cuentan con dos componentes: el primero, un componente de fortalecimiento de la vivienda con elementos de fácil instalación y adaptabilidad; y el segundo, un componente de fortalecimiento de prevención de enfermedades respiratorias o endémicas que contiene elementos para la prevención de picaduras de insectos. Estos kits responden a las necesidades urgentes declaradas por las comunidades y hacen parte del proceso de atención prioritaria y diferencial.

Para la entrega de estos elementos se concertó con las comunidades fechas y formas de entrega, las cuales fueron llevadas a cabo por el equipo territorial de PNUD en el Meta y la Territorial Meta y Llanos de la Unidad. Los 39 kits restantes que no fueron entregados pertenecen a dos comunidades de Puerto Concordia que aún no han decidido realizar su autoaislamiento, razón por la cual, quedarán en almacenamiento.

El PNUD reconoce que los pueblos indígenas están en un riesgo mayor por la contingencia de la pandemia y es prioritario tomar medidas inmediatas para garantizar los derechos fundamentales y la protección de estas comunidades, que además son víctimas del conflicto y han sido priorizados en el marco del proyecto de Reparaciones Colectivas y Retornos y Reubicaciones, en territorios PDET fundamentales para la transformación real, integral, incluyente y sostenible de las vidas de cientos de colombianos.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Colombia 
Ir a PNUD Global