En Colombia se estiman 51’049.498 de habitantes a 2021 y 9.153.078 de colombianos son reconocidos como víctimas del conflicto[1], lo cual corresponde al 17.9% del total de la población.

El colectivo de las y los adolescentes y jóvenes (de 12 a 28 años), aunque representa el 27.9% de todos los colombianos, entre las víctimas constituyen el 35.3%[2]. Esta diferencia de proporciones refleja su vulnerabilidad ante situaciones de conflicto armado. Por ello, es preciso pensarlos como sujetos de atención y actores activos en la definición de estrategias para la búsqueda de la paz.

 

 

En el país, al comparar la distribución poblacional por géneros y ciclos de vida, frente a la distribución observada entre las víctimas reconocidas en la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas (UARIV), se observa cómo los adolescentes y jóvenes hombres, son más vulnerables que las mujeres ante las situaciones de conflicto, porque a pesar de representar un 27% de todos los hombres, entre las víctimas constituyen el 38%[3]. En contraste, las mujeres víctimas adolescentes y jóvenes, representan el 32% de todas las declaraciones de victimización femenina.

 

 

Entre las y los 3’134.492 adolescentes y jóvenes víctimas del conflicto colombiano, el 88% de los registros de la UARIV corresponden a situaciones de desplazamiento forzado, mientras que tal proporción entre otras edades se reduce al 74%. Otros tipos de hechos victimizantes tienen menor prevalencia, aunque las cifras en valor absoluto igualmente reflejan la necesidad de atención y reparación integral, por ejemplo, se estiman 163.188 amenazas entre adolescentes y jóvenes, 113.372 homicidios, 25.875 confinamientos, 19.498 desapariciones forzadas, 16.139 declaraciones de actos terroristas, atentados, enfrentamientos u hostigamientos, entre otros hechos.

 

 

En el territorio, los departamentos de Antioquia, Bolívar, Valle del Cauca, Nariño, Magdalena y Choco registran el 50% de todas las víctimas del conflicto armado que son adolescentes o jóvenes.

 

 

Conclusión

Las cifras y gráficas evaluadas ubican a las y los adolescentes y jóvenes del país como un colectivo sensible ante situaciones de victimización, por ello, el PNUD al focalizar capacidades para la construcción de paz en Colombia, los considera como susceptibles de intervención, participación y prevención. Así, los y las adolescentes y jóvenes colombianos son protagonistas en la construcción de las agendas de paz y desarrollo (a nivel nacional y en los territorios) y cuentan con capacidades/liderazgos para la transformación de conflictividades.

______________

1 Cifras de referencia según el Registro único de Víctimas de la UARIV, con corte al 30 de junio de 2021. https://www.unidadvictimas.gov.co/es/registro-unico-de-victimas-ruv/37394

2 Mediante una prueba chi-cuadrado es posible observar que esta diferencia de proporciones es estadísticamente significativa con una confianza del 99% (el Valor P obtenido es de 2.2x10-16).

3 El contraste entre esta diferencia de proporciones también se observa estadísticamente significativo con una confianza del 99% (el Valor P obtenido en la prueba chi-cuadrado también es aproximado a 2.2x10-16).

 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Colombia 
Ir a PNUD Global