Declaración del Coordinador Residente y Humanitario de las Naciones Unidas en Colombia Martín Santiago

18-ago-2017

En ocasión de la conferencia de prensa Chocó exige Acuerdo Humanitario ¡YA!

 

Viernes 18 de agosto de 2017 11:30 am Quibdó, Chocó

Quisiera iniciar agradeciendo a las organizaciones chocoanas por permitirnos ser parte de este proceso. 

La situación de violencia es inaceptable, y la ONU recoge con profunda preocupación la denuncia de graves violaciones a sus derechos humanos y al derecho internacional humanitario.  No podemos seguir indiferentes a todo lo que hemos compartido esta mañana.  

Es por ello que alzamos la voz junto a las comunidades indígenas, afrocolombianas y mestizas del Chocó haciendo un llamado urgente a todos los actores armados a cesar la violencia y permitir poner en marcha acciones humanitarias que pongan fin a las graves afectaciones que hoy continúan enfrentando niñas, niños, adolescentes, mujeres, comunidad LGBTI y el conjunto de las comunidades chocoanas.

Hoy estamos viendo la fuerza de la sociedad chocoana y su determinación para enfrentar los retos de la adversidad. Respaldamos su valentía en la legítima reivindicación de sus derechos, y hacemos nuestras sus preocupaciones, comprometiéndonos a acompañarles en este proceso, con la esperanza de que esta propuesta de acuerdo humanitario catalice las transformaciones impostergables para garantizar su seguridad y su desarrollo sostenible. 

Cuentan con mi compromiso, junto a las organizaciones acompañantes, para llevar esta propuesta a la mesa de conversaciones de Quito. Creemos desde Naciones Unidas que un acuerdo logrará grandes cosas. Confiamos que el desescalamiento del conflicto y el cese al fuego puedan catalizar las acciones concretas exigidas en la propuesta, y que para poder hacer realidad la paz tan anhelada, un acuerdo humanitario pueda traducirse en acciones para todas las comunidades en todos los rincones del país que continúan enfrentando violencia en sus territorios.

Continuaremos recorriendo el camino de la construcción de paz sobre la base de la reparación a las víctimas, de una democracia incluyente y un desarrollo equitativo en el que nadie se quede atrás. Ustedes no están solos, el Sistema de Naciones Unidas acompañamos su causa.

***