Bajo la sombra del árbol de cedro, siento que hablo con él

10-abr-2018

Foto: PNUD Colombia

“Después de este hecho tan doloroso, mi vida cambió, “Miro” era el sustento de la familia, él era el que traía la comida, todo para nuestros hijos y para la casa…. pero gracias al apoyo de mi comunidad, y Dios, luego de lo ocurrido, logré salir adelante con mis hijos, aunque no ha sido para nada fácil…”

A los 57 años de edad a Emma Churio, el conflicto le cambio la vida. Un hecho causado cuando grupos paramilitares a cargo de “Jorge 40”, asesinaron frente a toda la comunidad a su esposo Argemiro Quiroz. Él era un líder comunitario afrocolombiano del corregimiento de Guacoche, en el departamento del Cesar; fue asesinado el 6 de abril de 1997.

A tan solo 19 kilómetros de distancia y a orillas del río Cesar, se encuentra el corregimiento de Guacoche. Aunque el asentamiento era inicialmente de indígenas Chimilas, posteriormente llegaron pueblos zambos y negros. Se cree que las personas afrocolombianas que habitan allí actualmente, son descendientes de los esclavos cimarrones, que formaron un Palenque en este lugar, y que con el tiempo se fusionaron con los indígenas locales.

Durante los años 90’s los grupos paramilitares hicieron sus primeras apariciones en el departamento del Cesar, especialmente en esta zona, a cargo de las Autodefensas Unidas de Colombia AUC, bajo el mando de Rodrigo Tovar Pupo, conocido como “Jorge 40”; quien operaba principalmente en los departamentos de Magdalena, Guajira, Atlántico, Santander y Cesar. Según Justicia y Paz, este grupo reconoció haber perpetrado más de 600 crímenes entre asesinatos, desapariciones y masacres, generando acciones relacionadas con desplazamiento forzado, violencia sexual, desaparición forzada y otros crímenes de lesa humanidad que atentaron contra los derechos humanos de miles de hombres y mujeres colombianos, de esta región del país.

Dolor y memoria

Fue en estas circunstancias, donde Argemiro Quiroz fue asesinado dejando un legado familiar de ocho hijos (5 hombres y 3 mujeres), los cuales quedaron muy afectados psicológicamente por lo acontecido, tanto así, que una de sus hijas desde esa fecha no volvió hablar, dos de sus hijos viendo lo sucedido salieron de Guacoche agobiados por el dolor y el recuerdo. “el hijo mayor vio como asesinaron a su padre y él no resistió vivir más aquí en Guacoche y decidió irse (…) mi pela´o emprendió camino solo para Valledupar y hoy  es profesional y trabaja como un hombre de bien, como su papá siempre lo quiso ver a él y a sus hermanos”.

UNDP_Col_PAZ_Victimas_Abr10_2018_Foto3

 

“Miro”, como ella lo recuerda, era un hombre entusiasta, con buen sentido del humor, le gustaba mucho hablar con la gente y entre broma y risa siempre se daba la manera de ayudar a las personas, recuerda Emma. “Él, si podía darle un plato de comida a alguien que lo necesitara, lo hacía con gusto, pues él trabajaba duro en las fincas y siempre decía: - Morena, mientras yo viva solo quiero que mis hijos y tú, nunca se me vayan a dormir en la noche sin comer un plato de comida y en lo que yo pueda ayudar a gente lo haré”.

Ese 6 de abril a media mañana, mientras Emma estaba adobando la carne de conejo que Argemiro apreciaba como su plato favorito, frente a su casa se empezó a escuchar gritos y exigencias de mando de las AUC, que habían llegado a Guacoche. Al rato, ella sólo recuerda que Argemiro entró y le pidió que le alcanzara la cédula. Luego de unas horas de tenerlo a él y a varios habitantes de la comunidad en el centro de la plaza, con lista en mano, Jorge 40 y su grupo, asesinaron a Argemiro acabando con su vida y cambiando la de Emma para siempre, quien quedó con el plato de carne de conejo servido en la mesa al que Argemiro nunca llegó almorzar en familia como a él le gustaba.

UNDP_Col_PAZ_Victimas_Abr10_2018_Foto1

 

Su única conexión con él, dice ella, es ir y sentarse al lado del monumento que le hizo la comunidad de Guacoche, en el mismo sitio donde Argemiro murió, lugar en el cual, con el paso de los años fue creciendo un árbol de Cedro, que hoy después de 20 años, da sombra en el sitio donde Emma dice que siente paz, y donde ella percibe que él la escucha.

Mientras ella saca de su bolso un rosario y una vieja biblia, va diciendo que hoy en día trabaja como “Rezandera” una práctica ancestral que realiza desde que tenía 18 años de edad, y que ejerce en beneficio de su comunidad, actividad que Argemiro siempre le apoyó “yo le rezo a los muertos para que se vallan al cielo junto con Dios…, creo que lo vivido me llevó a orar mucho más por el alma de Miro, porque si he soñado con él en varias ocasiones y siempre me habla, me advierte cosas, y también en alguna ocasión en estos sueños, lo he abrazado y he sonreído con él…”

Sumada en su tristeza, sus ojos grandes que tornan un color gris por el paso de los años se van poniendo aguados, Emma respira profundamente y añade: “Esto de rezarle a los muertos lo hago de corazón, yo no cobro por eso, esta es una forma de ayudar a mi comunidad en tiempos difíciles, así como ellos me ayudaron a mí y a mis hijos por la partida de Miro”.

Hoy Emma hace parte del grupo de “Sabedores y Sabedoras” ancestrales, que esta priorizado como medida de reparación colectiva definida desde el año 2014, en el Plan Integral de Reparación Colectiva – PICR,  actividad que responde a una de las cuatro medidas, acordadas para este corregimiento en el marco del proyecto que viene implementando el PNUD, a través del Programa de Justicia Transicional, en coordinación con FAO, ONU Mujeres, UNICEF y la Unidad de Atención y Reparación Integral a Víctimas – UARIV;  con el apoyo económico del  Fondo Multidonante de las Naciones Unidas para el Posconflicto - MPTF. Este proyecto responde a 150 medidas de reparaciones que se llevaran a cabo en 27 sujetos colectivos, en 12 departamentos priorizados por el Plan Integral de Reparaciones Colectivas y la Uariv.

“Para mí recibir estas herramientas, es una forma de reivindicar nuestros derechos, que fueron vulnerados por la violencia, para seguir beneficiando a mi comunidad y por qué no, poder enseñarles a otros que quieran seguir con este bello legado; para cuando yo no esté, puedan también rezar por mí”, afirma Emma.

Emma tiene 77 años, a diario se levanta temprano y luego de tomarse un tinto y mirar la foto con su esposo, que conserva en la sala de su casa, sale para misa y a media mañana pasa al parque donde está el monumento que la comunidad le hizo en homenaje a Argemiro. Allí habla un ratico con él y después va saludar a sus hijos y su familia que habita en Guacoche. Por la tarde, espera por alguien que necesite de su servicio de “rezandera”, y si no, ella espera nuevamente que llegue la noche para ir a dormir con el anhelo de volver a soñar con su amado “Miro”, para que él entre sueños, la abrace y la haga reír, mientras le dice las palabras con las que ella siempre lo recordará en vida: “Hola Morena mía, qué estás haciendo, pesando en mí?”.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Colombia 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tobago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe