EL CHOCÓ EXIGE UN ACUERDO HUMANITARIO ¡YA!

18-ago-2017

Foto Laura Cortes, ONU Colombia.

 

  • Propuesta dirigida al Gobierno Nacional y al Ejercito de Liberación Nacional (ELN).
  • Suscrita por el Foro Interétnico Solidaridad Chocó (FISCH), la Mesa de diálogo y concertación de los pueblos indígenas del Chocó, la Red Departamental de Mujeres chocoanas, Movimiento Ruta pacifica de mujeres regional Chocó, la Mesa departamental de Víctimas, y la Alianza Interétnica del San Juan.
  • Acompañada por PACIPAZ, CIEDERPAZ, las Diocesis de Quibdó e Istmina-Tadó, la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría, la Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA), el Sistema de Naciones Unidas y otras organizaciones que hacen presencia en el territorio.

 

Quibdó, agosto 18 de 2017. Las organizaciones sociales y étnico-territoriales del departamento presentan ante la opinión pública la propuesta “Acuerdo Humanitario ¡Ya! en el Chocó”, con exigencias concretas al Gobierno colombiano y a la guerrilla del ELN para poner en marcha acciones humanitarias que pongan fin a las graves afectaciones generadas por el conflicto armado en las comunidades y el territorio chocoano.

Las organizaciones de la sociedad civil exigen de manera urgente e inmediata el cese bilateral al fuego y de hostilidades, que contribuya a la convivencia pacífica y a favorecer la confianza en el proceso de diálogo que se adelanta en Quito. Al respecto, los voceros de las organizaciones solicitan la permanencia de ambas partes en la mesa, al tiempo que piden que se garantice la participación del Frente de Guerra Occidental del ELN que opera en el Chocó.

En el marco de las dinámicas humanitarias las organizaciones firmantes demandan el desmonte de los grupos armados ilegales en el departamento, incluyendo los nuevos grupos y los llamados sucesores del paramilitarismo. También exigen el respeto y la protección de la población civil, así como el cese de todo ataque contra las autoridades tradicionales, organizaciones, cabildos, consejos comunitarios, defensores/as de derechos humanos, y líderes/as sociales.

Al mismo tiempo, piden a los actores armados detener inmediatamente el reclutamiento de niños, niñas y adolescentes, la violencia basada en género y violencia sexual contra las mujeres y la comunidad LGBTI, los asesinatos, secuestros, desapariciones, desplazamientos, confinamientos de la población, la ubicación de minas antipersonas, la siembra de cultivos de uso ilícito y el incentivo a las prácticas de minería.

Finalmente, las organizaciones firmantes de la propuesta anuncian la constitución de un Comité de Seguimiento que monitoreará los avances en la implementación de la propuesta, para lo cual solicitaron el acompañamiento de la MAPP/OEA y de la Oficina del Coordinador Residente de Naciones Unidas.