Emprendedores chocoanos fortalecen capacidades como empresarios

10-may-2017

Mayo 9 de 2017 – Más de 600 personas en el departamento más biodiverso del país se benefician con las apuestas productivas de una treintena de mujeres, jóvenes, empresarios y adultos mayores que trabajan para comercializar sus productos y servicios.  Desde productores de arroz y de borojó, que trabajan bajo modelos asociativos, pasando por líderes comunitarios que le apuestan al ecoturismo, hasta artesanos que trabajan la madera sin talar árboles, cada iniciativa es un ejemplo del aprovechamiento sostenible de la riqueza natural y cultural del Pacífico.

   

undp-co-chocoempresarios1-2017Balmes Mosquera aprendió de forma autodidacta a distinguir los sonidos de las aves, que hoy son el eje de su negocio de avistamiento en Vida Salvaje Tours.

El diplomado que cursaron durante 120 horas en la UTCH les permitió aprender aspectos teóricos, pero sobretodo, fue una oportunidad para compartir experiencias sobre los retos de crear una empresa. Para Balmes Mosquera “el fortalecimiento micro-empresarial es algo que debió pasar hace rato, pero tenía que empezar algún día y ojalá se siga repitiendo para que haya más personas que quieran ser emprendedores de corazón y trabajen con la naturaleza”. Mosquera, quien en el pasado era cazador, dirige hoy  la  empresa Vida Salvaje especializada en el avistamiento de aves en el municipio de Bahía Solano.

undp-co-chocoempresarios2-2017Jefferson Quinto Mosquera celebra el grado de sus compañeros en la Universidad Tecnológica del Chocó.

Jefferson Mosquera, quien lidera desde el consejo comunitario Asocasán la producción del achiote, un producto forestal que produce un colorante natural para la industria alimenticia, cree que “en el Pacífico la fortaleza está en la gente y las prácticas que se han hecho de generación en generación, pero la gran oportunidad está en el uso responsable de la biodiversidad y el territorio”.

La convocatoria a la que se postularon inicialmente 120 empresas o ideas de negocio, es desarrollada en el marco del Proyecto Conservación de la biodiversidad en paisajes impactados por la minería en el Chocó biogeográfico y el Programa Pequeñas Donaciones-GEF implementados por el PNUD en alianza con WWF y otras organizaciones,  y financiados por el GEF. Todos los negocios recibirán recursos hasta 150 millones de pesos para el fortalecimiento de sus iniciativas. Cuartos fríos, maquinaria, lanchas, binóculos, plantas de proceso, son algunas de las inversiones que serán apoyadas a  estos negocios de la biodiversidad.

Además, recibirán acompañamiento durante 2 años más de Bioinnova, organización local con experiencia en el desarrollo empresarial en el departamento. Codechocó y el Instituto de investigaciones ambientales del Pacífico (IIAP), también se vincularon a esta apuesta y participan activamente en el apoyo que requieren algunas iniciativas para tramitar permisos de aprovechamiento o hacer investigaciones de los productos del bosque que emplean.

Acerca del Programa de Pequeñas Donaciones del Fondo para el Medio Ambiente Mundial – GEF/PNUD:

El Programa de Pequeñas Donaciones del Fondo para el Medio Ambiente Mundial o GEF (por sus siglas en inglés) en Colombia es implementado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo -PNUD y tiene como objetivo fortalecer la gestión ambiental comunitaria, mediante la financiación de proyectos que contribuyan a la conservación de la biodiversidad, el fortalecimiento de las capacidades locales y el mejoramiento de los modos de vida de la población local, para contribuir al desarrollo sostenible y el buen vivir en los territorios.

Acerca del Proyecto GEF, biodiversidad y minería:

El proyecto Conservación de la biodiversidad en paisajes impactados por la minería en el Chocó biogeográfico es financiado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial o GEF (por sus siglas en inglés), a través del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible - MADS. El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo – PNUD es la agencia implementadora y  WWF, la organización mundial de conservación, es la entidad ejecutora, en articulación con entidades del orden nacional, regional y local.