Grupo de los proyectos PNUD que participó en el intercambio.

Intercambio de experiencias de los proyectos del PNUD en el Caribe

 “A nosotros no nos quedó nada, todo se lo llevó el agua y queríamos devolver los árboles a nuestro territorio…debimos sembrar árboles para preservar, para alimentar al ganado, para conectar los servicios ecosistémicos y disminuir la vulnerabilidad frente a las inundaciones, y ahora nosotros estamos viendo los resultados”, así empezó Marina González, representante de la comunidad de La Mancha, en San Marcos, Sucre, su explicación sobre el trabajo que ella y 42 comunidades de la Mojana hacen para adaptarse al cambio climático.

Marina y un grupo de promotores y líderes que hacen parte del proyecto “Reducción de la vulnerabilidad”, participaron en un intercambio de aprendizajes con otros proyectos implementados por el PNUD en los Montes de María.

Participantes de los proyectos “Uso y conservación del bosque seco”, DEI Rural Montes de María ,DEI Rural San Bernando del Viento y Somos Rurales- del Carmen de Bolivar compartieron sus historias, avances y aprendizajes en la implementación de sistemas productivos y conocieron la experiencia de las comunidades de la Mojana en la implementación de medidas para adaptarse a las sequías e inundaciones.

Con maquetas hechas por las comunidades, algunos de los promotores de la Mojana presentaron en detalle las medidas de adaptación. Elmer Castillo, representante de la comunidad de Seheve, Ayapel, Córdoba explicó el sistema de alertas tempranas.

“Nosotros todas las mañanas enviamos la información al Centro de servicios climáticos, los comités comunitarios somos los encargados de recoger la información diaria para ser enviado y que se pueda emitir un boletín para que todos en la comunidad estemos informados 24 horas antes de cualquiera eventualidad climática. La información la enviamos vía WhatsApp y la tomamos cada 12 horas, 6 am y 6 pm”, afirmó.

Con 9 maquetas, las comunidades de la Mojana describen todas las acciones implementadas para vivir mejor. Construcciones adaptadas al clima, restauración de sus humedales, sistemas productivos adaptados, recuperación de caños y semillas criollas, entre otras, han sido el trabajo duro que han realizado para quedarse en su territorio.

“Me siento muy orgulloso, los felicito porque este trabajo de recuperación del territorio, que ellos han venido haciendo con las restauraciones, las recuperaciones de las dinámicas hídricas y todos los procesos que se han adelantado, es un legado que para sus hijos y su comunidad”, afirmó Porfirio Jiménez, representante de la comunidad de San Jacinto.

“Estos procesos de intercambio son muy importantes, no sólo para quienes conocen el proyecto, sino también para las mismas comunidades, porque les permite verse en retrospectiva, ver todo lo que han superado, lo que han logrado, lo que serían capaces de superar y lo que son capaces de contarle al mundo, que se han adaptado al cambio climático, que lo han hecho apoyados, sí, pero que la inspiración ha sido solo de ellos”, afirmó Yanira Jiménez, que hace parte del equipo técnico del PNUD en la Mojana, al cierre del evento.

Con maquetas de las medidas de adaptación hechas por la comunidad, los promotores de la Mojana explican las acciones que están implementado en su región.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Colombia 
Ir a PNUD Global