Jóvenes de Manos a la Paz comparten su experiencia de transformación social en Chile

10-oct-2017

(Santiago, Chile, octubre 10 de 2017). Cuando los sueños, las voluntades, la energía, la fuerza y el liderazgo de los jóvenes se unen, todo se transforma.  Así lo vivieron más de 100 jóvenes que participan en programas de voluntariado del continente, reunidos en Santiago (Chile) durante el intercambio internacional de experiencias de transformación social.

El Encuentro fue organizado por Servicio País de la Fundación Superación de la Pobreza de Chile. Colombia contó con la representación de cinco jóvenes expasantes de Manos a La Paz, iniciativa de la Alta Consejería para el Posconflicto apoyada por PNUD Colombia y con financiamiento del Fondo Multidonante de las Naciones Unidas para el Posconflicto en Colombia. 

El evento se convirtió en el escenario para visibilizar y amplificar la voz de los jóvenes que realizan acciones sociales junto a las comunidades más vulnerables, contribuyendo a la transformación social, a la superación de la pobreza, la promoción de la paz territorial, integración social, desarrollo sostenible, entre otros.  

Manos que transforman vidas 

Para José Camilo Prieto, pasante de la primera generación de Manos a La Paz en Florencia (Caquetá), " el Encuentro fue muy importante para intercambiar aprendizajes de otros países que se convierten en referentes claves para sumar capacidades y construir mejores metodologías de intervención, de modo que los procesos de acompañamiento sean integrales y con una incidencia fuerte y visible en el mejoramiento de las condiciones de vida de las poblaciones".

"Los jóvenes nos convertimos en actores fundamentales de las transformaciones que requieren las sociedades, aportando desde nuestros conocimientos y creatividad a la solución de problemas básicos y de profundidad que requieren las comunidades", precisó José. 

Por su parte, María Fernanda Durán, pasante de la tercera generación en el municipio de Anorí (Antioquia), manifestó que "el compartir experiencias de cambio con otros jóvenes de Latinoamérica fue una experiencia enriquecedora, y de muchos retos para el futuro que como jóvenes tenemos". 

"Como profesional me abrió un espectro de posibilidades;  en ocasiones se cree que el deber ser de una carrera profesional es limitado, y cuando se viven experiencias como Manos a la Paz, se ven las oportunidades para aportar a la transformación de las comunidades a las que llegamos y aprender de la comunidad lo que no se aprende en la academia", añadió María Fernanda. 

Chile suma voluntades Sur - Sur 

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, saludó a los cientos de jóvenes participantes, refiriéndose a su acción voluntaria: "los desafíos del mundo actual son de tal envergadura que ningún gobierno o país puede resolverlos por sí solos". 

"En este contexto, Chile está apoyando el proceso de paz en Colombia: gracias al Fondo Chile, de la AGCID y PNUD, Servicio País de la Fundación Superación de la Pobreza, entrega de apoyo técnico al programa Manos a la Paz para intervenir territorios rurales de Colombia afectados por la violencia del conflicto armado y en el marco del proceso de paz", sostuvo Bachelet.

"Nos enorgullece mucho hacer esta transferencia de experiencia y conocimiento en Colombia, así como en otros países como Paraguay, que está implementando un programa de voluntariado profesional financiado por el Estado, similar a Servicio País”, dijo Leonardo Moreno, director ejecutivo de la Fundación Superación de la Pobreza.

El encuentro reunió a participantes de voluntariado profesional de estas dos iniciativas más otros cuatro modelos de intervención social, como los jóvenes de AROVIA (Paraguay), de Fútbol Más (Chile), de América Solidaria (desde Chile y Colombia) y de Techo Chile.

Una agenda transformadora 

Dentro de las jornadas, los jóvenes también realizaron una visita al sector de Rungue en Til til, donde restauraron la sede social, hicieron una recuperación patrimonial de material en la escuela, plantaron árboles con los niños y compartieron con la comunidad.

De esta manera, muchos profesionales  latinoamericanos compartieron grandes objetivos y experiencias para seguir contribuyendo a la transformación social de sus países.