El Sistema de Naciones Unidas en Colombia se unió al mensaje de reconciliación en la visita del Papa Francisco a Villavicencio

08-sep-2017

Con cánticos de un coro de 320 voces, una calle de honor con representantes de los 102 pueblos indígenas de Colombia y más de 650.000 personas recibieron a su Santidad el Papa Francisco en Villavicencio. Por más de 12 horas miles de feligreses esperaron, sin importar la lluvia, el momento para encontrarse junto a él y recibir un mensaje esperanzador de reconciliación.

Durante la visita del Papa Francisco a Colombia, en la ciudad de Villavicencio, el Sistema de Naciones Unidas en Colombia acompañó a las comunidades indígenas y a las más de 6.000 víctimas del conflicto, de todo el territorio colombiano, que hicieron parte de un acto de reconciliación y perdón junto al pontífice. Allí quienes han sufrido las consecuencias de este flagelo se unieron al mensaje del papa: es la hora para desactivar los odios, renunciar a las venganzas y abrirse a la convivencia basada en la justicia, en la verdad y en la creación de una verdadera cultura del encuentro fraterno.

Por eso El Coordinador Residente y Humanitario de las Naciones Unidas en Colombia, Martín Santiago Herrero, estuvo presente en estos dos espacios que abren caminos esperanzadores de un mejor país, ratificando su compromiso para trabajar de la mano de las personas, decir no más violencia y apostarle a una sociedad  basada en el perdón que teja lazos de reconciliación.

Para Martín la visita del Sumo Pontífice en nuestro país ha logrado desarmar el corazón de los colombianos, unirlos en torno a la paz porque la reconciliación y el perdón son una realidad hoy en Colombia, y visibilizar la diversidad étnica, cultural y ambiental del país para que Colombia pueda construir ese futuro que tanto anhela con un país en paz y con inclusión.

Así el Papa Francisco sembró en Villavicencio la luz de la esperanza enviando un llamado a que la reconciliación, por tanto, se concreta y consolida con el aporte de todos y todas. Cualquier esfuerzo de paz sin un compromiso sincero de reconciliación será un fracaso. ¡Demos juntos el primer paso!