La Unión Europea y las Naciones Unidas trabajan juntas para mejorar las vidas en más de 170 países

09-may-2017

La asociación entre la Unión Europea y las Naciones Unidas ha beneficiado a millones de personas en más de 170 países de todo el mundo, según con el último informe que muestra los resultados y la fuerte colaboración entre las Naciones Unidas y la Unión Europea.

Desde los Objetivos de Desarrollo del Milenio hasta los nuevos 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, la Unión Europea ha trabajado junto con las Naciones Unidas para garantizar el acceso a la educación y la salud, salvar vidas, aumentar la resiliencia y promover los valores consagrados en la Carta de las Naciones Unidas para la Paz y los Derechos Humanos

El presidente de la UE, Jean-Claude Juncker, subrayó la necesidad de hacer más hincapié en el multilateralismo y la acción colectiva para abordar los desafíos mundiales. Hizo hincapié en el compromiso de la Unión Europea con el "espíritu de solidaridad global en el centro de la Agenda 2030" en una introducción al informe que cubre las actividades de la asociación entre las Naciones Unidas y la Unión Europea 2014-2015.

Los resultados de esta ambiciosa y amplia asociación se pueden ver a nivel de país. La UE y la ONU han trabajado, por ejemplo, con gobiernos de Irak, República Centroafricana, Tailandia, Ucrania y Colombia para integrar los derechos humanos en sus planes de desarrollo.

La colaboración es crucial para el éxito. En casi 40 países, la UE y la ONU se han asociado con organizaciones de la sociedad civil y autoridades nacionales para mejorar la protección de millones de refugiados y personas desplazadas internamente, según el informe "Salvar y potenciar vidas".

La capacitación es otro aspecto fundamental de la cooperación para ayudar a los países a promover y cumplir los compromisos de igualdad de género, el empoderamiento de la mujer y el abuso de las mujeres y los niños, entre otros.

Decenas de millones de personas vulnerables en 49 países en 2014-2015 se beneficiaron de la asistencia alimentaria proporcionada por las Naciones Unidas y la Unión Europea en naciones devastadas por la guerra o la malnutrición. A pesar de los esfuerzos de la UE y de las Naciones Unidas, casi 800 millones de personas siguen desnutridas, y combatir el hambre es fundamental para la asociación.

En un mundo acosado por las crisis, la Unión Europea y las Naciones Unidas desempeñan un papel fundamental en la prestación de socorro a los casi 65 millones de personas que fueron arrancadas de sus hogares a nivel mundial debido a conflictos armados, cambio climático, crecimiento demográfico y urbanización no planificada.

Con su inmenso poder de convocatoria, la UE y la ONU ayudaron a coordinar las contribuciones de los donantes, las organizaciones internacionales, la sociedad civil y las autoridades nacionales para atender las necesidades de los refugiados y desplazados internos en África, Oriente Medio y Europa.

Las iniciativas innovadoras que utilizan asociaciones del sector privado y nuevas tecnologías como la biométrica y los cajeros automáticos, proporcionan ayuda más rápida y de una manera más eficiente desde el punto de vista económico.

Desde las inundaciones, el brote de Ébola en África Occidental y otras emergencias, la UE y las Naciones Unidas han ampliado la cooperación en respuesta rápida a las crisis, aumentando la resiliencia y la recuperación.

La asociación entre la UE y las Naciones Unidas en materia de paz y seguridad continuó profundizándose en 2014-2015, aportando una valiosa contribución a la creciente atención que se presta actualmente a la importancia de la mediación, la resolución de conflictos y la diplomacia preventiva, tanto en la Unión Europea como en las Naciones Unidas .

En 2015, la UE y las Naciones Unidas acordaron las prioridades para 2015-2018 para fortalecer la asociación sobre el mantenimiento de la paz y la gestión de crisis. La Asociación Unión Europea - Naciones Unidas ha promovido la democracia, el Estado de Derecho y la buena gobernanza en los países de América Latina, África, Asia y Oriente Medio.

Trabajando juntos, la UE y la ONU han ampliado el acceso a los servicios esenciales a nivel mundial, han proporcionado formación y han ofrecido oportunidades para un crecimiento más amplio, verde y empleos decentes.

La ONU y la UE desempeñaron papeles cruciales en el histórico Acuerdo sobre el Cambio Climático en París en 2015, allanando el camino para desarrollar futuros planes climáticos nacionales; El Marco Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres; El Programa de Acción de Addis Abeba; La Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

El año histórico de 2015 marcó un hito en continuar fortaleciendo la asociación entre la UE y la ONU. La asociación fue destacada  durante el primer año europeo del desarrollo en 2015 y las Jornadas europeas anuales del desarrollo.

La próxima edición de las Jornadas Europeas de Desarrollo de junio de 2017 se centrará en invertir en el desarrollo, marcando un nuevo paso en la forja de una asociación cada vez más fuerte entre la UE y las Naciones Unidas.