Ministerio de Relaciones Exteriores y Alcaldía de Cartagena condecoran a Helen Clark

17-abr-2017

La Cancillería de Colombia confirió a la Administradora del PNUD la Orden de San Carlos en el Grado de Gran Cruz. Foto: PNUD Colombia

Cartagena, abril 12 de 2017.- Enmarcadas en el encuentro con los Coordinadores Residentes de las Naciones Unidas y el PNUD y Directores del País de América Latina, dos condecoraciones recibió en Cartagena de Indias (Colombia) la Administradora del PNUD, Helen Clark, por parte de la Cancillería colombiana y la Alcaldía Mayor de la ciudad.

Manuel Vicente Duque Vásquez, alcalde Mayor de Cartagena declaró a la señora Clark como Huésped de Honor y entregó las llaves de la ciudad, como una muestra de abrirle las puertas a la ciudad Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad, al tiempo que reconoció su intachable trayectoria política e itinerario profesional al convertirse en la primera mujer en dirigir este programa.

“Destacamos la ardua tarea realizada por la ciudadana neozelandeza, Helen Clark desde el PNUD para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y forjar un mundo mejor, misión que inició el 20 de abril del año 2009 y que durante 8 años ha mantenido un brillante liderazgo para el posicionamiento y transparencia de la organización como aliado y promotor de desarrollo global”, expresó Duque Vásquez.

Agregó además que la ilustre visitante, a través del PNUD, ha promovido la necesidad del cambio en el mundo, combatir la desigualdad para un crecimiento sostenible, la lucha por la igualdad de género, la necesidad de una economía dinámica e integradora, y un equilibrio para proteger la biodiversidad y la construcción de una sociedad pacifica, planes estratégicos para la transformación del mundo como propósito misional contenido en la agenda 2030.

En su discurso, Helen Clark le manifestó al Alcalde Duque su reconocimiento a los esfuerzos por garantizar la seguridad y la convivencia ciudadana, a través de procesos de resocialización de jóvenes en riesgo que habitan en zonas vulnerables de la ciudad y destacó el trabajo conjunto desarrollado por el PNUD y la Alcaldía de la ciudad por casi 20 años en pro de fortalecer la gobernabilidad democrática y reducción de condiciones de pobreza y vulnerabilidad en la ciudadanía cartagenera.

“Recalcó además el enfoque de la administración distrital de "Primero la Gente" centrada en la reducción de la pobreza y en la expansión de oportunidades de  jóvenes para mantenerlos alejados de las pandillas, que entre sus resultados cuenta con un acuerdo de paz firmado entre "los Wenceslao" y "los Trikis Nays", bandas del barrio de San Francisco que hoy trabajan en importantes microproyectos.

Orden de San Carlos en el Grado de Gran Cruz

Por su lado, el Gobierno Nacional a través del Ministerio de Relaciones Exteriores confirió la Orden de San Carlos en el Grado de Gran Cruz para honrar su desempeñó durante nueve años como Primera Ministra de Nueva Zelanda, 1999 a 2008 y exaltó su apoyo para impulsar la crucial labor del PNUD en el fortalecimiento de la capacidad de resiliencia de los países ante los conflictos, el cambio climático y otras crisis a fin de asegurar el desarrollo sostenible.

La condecoración fue entregada por la Ministra en funciones del Ministerio de Relaciones Exteriores, Patricia Londoño, quien exaltó la misión de Clark como Administradora del PNUD y su rol fundamental en apoyar el proceso de paz en Colombia; contribuyendo al buen desempeño de las intervenciones en el ámbito humanitario, de desarrollo, protección de los derechos humanos y construcción de paz.

El liderazgo en la implementación de financiación de las Naciones Unidas para el Posconflicto con el propósito para apoyar la estrategia de estabilización del Gobierno en el territorio colombiano en el corto y mediano plazo, fue otro de las menciones resaltadas en la distinción de la Cancillería Colombiana.

Durante los dos espacios que enaltecieron y honraron el papel del PNUD, Helen Clark reiteró el apoyo de la Organización en los esfuerzos de paz de Colombia y  la consecución de la Agenda 2030 en un momento crucial de su historia y como un faro de esperanza para el mundo. Destacar que el ímpetu de Colombia representa una oportunidad única para mostrar la paz como catalizador del desarrollo sostenible. El mundo tiene mucho que aprender de su experiencia de paz, lo que hace de Colombia un socio relevante para la cooperación Sur-Sur.