“Los campesinos siempre tendremos las botas puestas para caminarle a una Colombia en paz” Jesús Sánchez

07-abr-2017

Fotografía Andrés Patarroyo / PNUD Colombia

undp-co-jesussanchez1-2017

Hijo de padres campesinos y con 70 y punta años como él lo expresa: “yo soy el menor de la familia, el niño consentido”.  Jesús Sanchez Velasquez trabajó durante muchos años como profesor en la escuela de la Vereda Guaduas del Municipio de Carmen de Atrato en el Chocó, la cual tuvo que abandonar como víctima de desplazamiento forzado por un largo tiempo, a causa del conflicto armado en esta región.

Cuando tenía 20 años Jesús viajó a Condoto (Chocó) a terminar sus estudios de Bachillerato, los cuales culminó cuando cumplió 26 años. “en esa época cerca del año 1973 estudiar era todo un reto y mis padres no me podían pagar un colegio diferente y sumado a ello en esta Vereda el grado máximo de escolaridad que había era quinto de primaria… entonces me tocó irme si quería hacer algo diferente en mi vida, y así lo hice!!!”

Jesús logró realizar sus estudios y graduarse, a través de un programa de educación a distancia, convirtiéndose en Licenciado en Educación Prescolar. Culminados sus estudios, la Secretaria de Educación Departamental del Chocó, lo nombró docente de primaria, profesión que ejerció posteriormente en la escuela de su natal Vereda Guaduas.

“Uno siempre debe hablar con franqueza y sobre todo decir la verdad, eso a veces le acarrea a uno situaciones difíciles, pero hay que hacerlo”

undp-co-jesussanchez2-2017

Jesús recuerda que hacia el año 1985 llega el conflicto armado al municipio de Carmen de Atrato especialmente en la zona de Rio Grande donde se encuentra la Vereda guaduas en el departamento del Chocó. Actualmente, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística – DANE, el municipio tiene 13.819 habitantes, de los cuales 9.621 están en la zona urbana, mientras que solamente un 31% viven en la ruralidad. Pero por causas del conflicto armado según el Registro Único de Víctimas, el desplazamiento forzado es el hecho violento con mayor número de víctimas, 8.685 personas.

“En esta región en el año 1985 empezó entrar la guerrilla primero, luego llegó el M19 con un grupo del EPL y posteriormente apareció el ELN. Recuerdo que hacia el año 95, durante esa época yo fui desplazado y un año después fui secuestrado por esta guerrilla (ELN). Durante un día me hicieron un juicio político en Rio Grande en la Escuela del Bajo Guaduas y allá la comunidad fue la que me defendió y me cambiaron el tiro de gracia por el destierro (Desplazamiento) y ahí fue cuando la Secretaria de Educación de Chocó, por mi situación me trasladó nuevamente a Itsmina (Chocó)” recordó Jesús

Con un gesto de tristeza en sus ojos grises, reflejo de la edad, Jesús también recuerda que en el año 1998 la guerrilla acabo con todo su sueño de vida “la guerrilla llegó a finales del año 98 y nos quemó todas las casas de aquí en la Vereda. Eso fue muy triste…, sentí mucha impotencia y dolor a tantos años de esfuerzos, de estar uno trabajando duro por levantar una casa y una familia y de un momento a otro perderlo y peor tener que dejarlo todo… fue ahí cuando el resto de la familia se tuvo que ir de aquí” añadió “el Profe” como lo recuerdan a Jesús en la comunidad.

Luego de que el conflicto bajo notablemente en la zona, Jesús se arriesgó a volver. Sin embargo, la ausencia de tener cerca a la familia, del vivir el día a día sin su tierra natal era toda una tortura. “yo sentía todo el tiempo que mi vida había cambiado, que había parado, 10 años viviendo afuera es muy duro….  tener uno que abandonar la tierra donde uno nació por causa del conflicto y dejar a la familia y los amigos, es muy triste…”

undp-co-jesussanchez3-2017

Lo más triste de cómo nos cambió la vida el conflicto en esta Vereda fue que la mayoría de la población se fue de aquí desplazada forzadamente y hoy en día sobre todo los jóvenes no quisieron regresar… por eso usted ve que aquí la mayoría de la población es tercera edad y adultos…. y eso es lo que queremos recuperar.

Con un tono fuerte de voz Jesús señala: - “Yo siempre he dicho el Estado tiene una deuda grande con nosotros las víctimas y él tiene la responsabilidad de resarcirnos de alguna manera el sufrimiento que vivimos”.

Jesús sueña con que la Vereda Guaduas vuelva a renacer, vuelva a soñar, vuelva a ser una sociedad con niños, niñas y jóvenes llenos de metas y sueños por alcanzar para seguir trabajando desde esta región para su propio beneficio.

Este soñador quien escribió el himno para su natal Vereda, expresa con cariño y orgullo las letras de las épocas buenas antes de que el conflicto hiciera lo propio…

“Guaduas mi querido Guaduas,

es en ti que mi corazón se inspira,

porque suena en tus hermosas aguas,

las notas que vibran en mi lira”

En el marco de la Ley 1448 de 2011 o “Ley de Victimas”, en el Titulo 7 “Medidas de Reparación Integral” y el Capitulo 7 “De la Reparación Colectiva”, la Unidad Nacional de Atención y Reparación Integral a Víctimas – UARIV,  hace más de un año viene adelantando un trabajo basado en jornadas de diálogo y consenso con las comunidades afectadas por el conflicto armado, para la construcción de una Ruta de Reparación Colectiva que responda a medidas, componentes y enfoques definida en un Plan de Reparación. Este ejercicio le permitió conformar a la UARIV Comités de Impulso en cada sujeto identificado de reparación para la definición de las medidas a implementar.  

“Hoy en día creíamos esto era imposible pues hace más de un año hicimos este trabajo a través del Comité de Impulso, que yo integró, y logramos construir un plan de reparación Colectiva que fue aprobado. En algún momento pensábamos que ahí quedaba todo, como muchas veces pasa viene el Estado con sus Instituciones y solo promesas…  Pero ver ahora en este lugar a la Unidad de Victimas acompañados de las Naciones Unidas con el PNUD y la FAO a hablarnos de empezar a ver la viabilidad de rehacer nuestros sueños de comunidad es algo muy bello y positivo, pero muy anhelado por nosotros la Comunidad de Guaduas”.

undp-co-jesussanchez4-2017

En el marco de la Estrategia de Respuesta Rápida implementada por el Gobierno Nacional, para contribuir a la estabilización de los acuerdos de paz, las Naciones Unidas a través del Fondo Multidonante para el Posconflicto, viene desarrollando un proyecto de Reparaciones Colectivas que beneficia a 26 sujetos de reparación priorizados por la UAIRV en 12 departamentos el cual está siendo implementado bajo una estrategia de coordinación conjunta entre institucionalidad colombiana liderada por la Alta Consejería para el Posconflicto, los Derechos Humanos y la Seguridad, La Unidad de Atención y Reparación Integral a Víctimas  con el apoyo técnico, político y económico de la Naciones Unidas a través de sus agencias  PNUD, ONU Mujeres y FAO.

undp-co-jesussanchez5-2017

Para Jesús este proyecto es una oportunidad para devolverle a las comunidades víctimas del conflicto la confianza en sus instituciones, pero sobre todo para regresarle lo que perdieron por causa de la guerra “Creo que de lograr implementarse este plan de reparación nos va a cambiar la vida a todos encontrarnos con una puerta de cara al desarrollo de nuestra región es muy bueno. Poder recuperar las cosas que en comunidad teníamos y disfrutábamos es todo un privilegio. Con esta gran expectativa solo espero ver que con las acciones esperadas sigamos creciendo en comunidad, demostrarle a Colombia que, si podemos salir adelante después del conflicto y que estas acciones generan empleo, bienestar, desarrollo y felicidad para toda la comunidad, los campesinos siempre tendremos las botas puestas para caminarle a una Colombia en paz”.