Con economía naranja, el baile transforma vidas en Cartagena

21-feb-2017

Alianza PNUD – REPSOL - Vive Bailando

- La Alianza PNUD - Repsol - Vive Bailando llegó a los barrios de Villas de Aranjuez y Ciudad Bicentenario en la zona suroriental de Cartagena.

- Con los emprendimientos culturales que propicia la economía naranja, 200 jóvenes cartageneros tendrán mayores oportunidades de generación ingresos mediante la creación de empresas culturales.

- Estamos buscando que la cultura sea motor de desarrollo económico y creadora de prosperidad en barrios que tienen altos índices de desempleo e informalidad, especialmente en la población joven”, Lina Arbeláez, Gerente Nacional del área de Reducción de Pobreza e Inequidad del PNUD.

Cartagena, febrero 20 de 2017. "¡Oye lucho tírate un pase!" Con este coro a cientos de voces, fueron seleccionados 200 jóvenes que serán sujetos activos de desarrollo, potenciando sus capacidades y habilidades en el baile para convertirse en empresarios de la cultura en Cartagena.

Bajo la dinámica de una lotería, los jóvenes de los barrios Villas de Aranjuez y Ciudad Bicentenario fueron seleccionados después de inscribirse en un concurso para pertenecer al proyecto de economía naranja que el PNUD ha desarrollado junto a la Fundación Vive Bailando, el cual fusiona el baile y el emprendimiento social, desarrollando un modelo innovador de intervención para la generación de ingresos, mediante las fortalezas culturales de las poblaciones.

Para ello, el PNUD y Vive Bailando se unen en la creación de nuevas metodologías que utilizan el baile como instrumento pedagógico para impactar de manera sostenida y positiva en conductas y actitudes de los jóvenes para desempeñarse como agentes activos de su propio desarrollo.

En Cartagena, esta iniciativa nace para sumar esfuerzos al programa de las 100 mil viviendas gratuitas entregadas por el Gobierno Nacional en la zona suroriental de la ciudad en un megaproyecto conformado por los barrios Colombiatón, Flor del Campo, Bicentenario y Villas de Aranjuez.

Lina Arbeláez, Gerente Nacional del área de Reducción de Pobreza e Inequidad del PNUD resaltó “en los sectores Villas de Aranjuez y Ciudad Bicentenario de Cartagena, la alianza entre el PNUD y Repsol adelanta hace más de un año el Programa de Beneficio a las Comunidades, implementando modelos para la generación de ingresos y el empoderamiento económico. Una de las líneas estratégicas es la economía naranja o creativa que consiste en propiciar emprendimientos desde la cultura, el baile, el arte, la danza y temas que le apasiona a la población y que puede llevarlos a transformar sus vidas”.

Lo que buscamos es cambiar modelos de vida. Que pasen de vivir con el mínimo vital a emprender actividades que los lleven a tener una vida digna con lo que hacen, con lo que aman; en este caso, el baile. Con los 200 jóvenes seleccionados se crearán dos empresas que no sólo se focalizarán en el baile, sino que serán capacitados en finanzas, cohesión social y trabajo en equipo para lograr que empiecen a vender el arte que producen. Nosotros instalamos capacidades para que los jóvenes se empoderen y armen su negocio desde sus saberes”, puntualizó Lina Arbeláez.

A ritmo de economía naranja

La industria creativa o "economía naranja" representa una fuente de empleo y crecimiento basada en el talento, la propiedad intelectual, la conectividad y la herencia cultural de la región, donde el baile se convierte en herramienta esencial del desarrollo. ¿Por qué economía naranja? El color naranja se suele asociar con la cultura, la identidad y la creatividad. Sin embargo, fue el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) la entidad que pintó de naranja al valor agregado que generan las industrias y empresas culturales.

¡Pasión que cambia vidas!

En palabras de Michael, uno de los bailarines del sector: “hacemos esto para ayudar a la comunidad, para cambiarle la vida y que no se vayan a perder en lo malo. Queremos que tomen un buen camino a través del arte, aprovechando la oportunidad que nos ofrecen estas organizaciones. “¡Queremos guerrearla con lo que hacemos!”.

Camilo Cepeda, del grupo Los Independientes piensa que su objetivo es buscar jóvenes para que se integren a través del baile y alejarlos de las peleas, de las calles, de las comunidades de guerra, disputando territorios que no son de ellos en las barreras invisibles. “Queremos demostrar que todo se puede con el corazón y la esperanza”.

El PNUD promueve este tipo de iniciativas convencido de que la cultura es un elemento central del desarrollo humano y de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible.  Por primera vez en una agenda internacional, los ODS hacen referencia a la cultura, relacionados con la erradicación de la pobreza, educación, el logro de ciudades sostenibles, seguridad alimentaria, la protección del medio ambiente, el crecimiento económico, las pautas de consumo y producción sostenibles, y la promoción de sociedades inclusivas y pacíficas.

La cultura y las oportunidades económicas se han estrechado dando a la economía naranja gran relevancia como aporte a la identidad, a la cohesión social y al patrimonio cultural de los países, pero además como potencial generador de crecimiento económico, especialmente para poblaciones en situación de vulnerabilidad como los jóvenes colombianos.

 

Así, bailando, con talento, con pasión, pero sobretodo con ganas de salir adelante, la cultura y las oportunidades de la economía naranja avanzan dando pasos firmes y al ritmo necesario para que las y los jóvenes en situación de vulnerabilidad encuentren en un mismo escenario mayores oportunidades de desarrollo en el baile de la vida.