Premio a la dignidad, entereza y resiliencia del pueblo Inga de Aponte

20-may-2016

El gobernador del resguardo indígena inga de Aponte, Nariño, recibió el Premio Ecuatorial 2015 de manos del representante a.i. del PNUD, Arnaud Peral. Lo acompañan en la foto, Hernando Chindoy, presidente Tribunal de Pueblos y Autoridades Indígenas del Suroccidente colombiano y Vicky Lesley Garcés, representante de las mujeres. Foto: Andrés Arbeláez/PNUD Colombia

Ver galería fotográfica

(Bogotá, 20 de mayo) Las mujeres, los mayores y los jóvenes del pueblo inga de Aponte, Nariño, llegaron juntos al Congreso de la República a recibir el Premio Ecuatorial que les otorgó el PNUD por su destacado impulso al desarrollo local sostenible.

Después de un largo viaje por carretera y guiados por el gobernador del resguardo, Oscar Janamejoy, y Hernando Chindoy, uno de sus líderes históricos, los ingas llegaron a recibir su premio con el corazón dividido: mientras se les reconocía en el mundo que en medio del conflicto armado lucharan con éxito para recuperar su soberanía y los derechos de sus 22.283 hectáreas de territorio ancestral, una falla geológica les partió el pueblo por la mitad.

“Nos sentimos orgullosos de todo lo que hemos logrado hasta ahora. Cambiamos la amapola por café. Contribuimos a cambiar la historia. Logramos pasar de ser un cabildo a un resguardo. Ahora estamos haciendo un llamado para que nos ayuden y podamos vivir con la dignidad que siempre hemos defendido”, expresó el gobernador Janamejoy.

"Salir del narcotráfico no es tan fácil. Se necesita mucho apoyo institucional y moral e invitamos a todos a hacer lo mismo", agregó Hernando Chindoy.

A esta voz se sumó Vicky Lesley Garcés, representante de las mujeres: “Por culpa del narcotráfico fue asesinada una de mis compañeras y tuvieron que huir varios jóvenes. Queremos decir que esta problemática nos vulneró como mujeres”.

Cambiar la historia

La comunidad  logró un acuerdo pionero con el Gobierno para erradicar sus cultivos de amapola. Creó un fondo con dinero del Estado y con esto se fortaleció y tramitó la titulación del territorio para convertir el cabildo indígena en resguardo. 

Además, los inga acordaron fortalecer sus instituciones de justicia y se comprometieron ante sus adultos mayores y otras autoridades a alejarse de los cultivos ilícitos.

De esta forma, el pueblo declaró 17.500 hectáreas de páramos, lagunas y montañas como área sagrada. La comunidad se organizó en torno a un modelo de gobierno que se basa en una visión compartida de la justicia y la acción colectiva en la salud, la educación, los servicios comunitarios, la restauración de ecosistemas y los medios de vida sostenibles.

Este gran esfuerzo comunitario es el que reconocen el PNUD junto con los gobiernos de Noruega, Alemania, Suecia y Estados Unidos, así como el Convenio de Diversidad Biológica, Pnuma y la Fundación de las Naciones Unidas.

"Los acuerdos de París para mitigar el cambio climático sólo se lograrán trabajando con comunidades locales, porque es ahí donde se perciben de verdad los resultados de las acciones", declaró el representante a.i. del PNUD en Colombia, Arnaud Peral, acompañado del embajador de Noruega en Colombia, Lars Vaagen;  el viceministro de Ambiente, Pablo Vieira Samper y el secretario de Gobierno de Nariño, Mario Viteri.

La comunidad inga de Aponte fue premiada, según Peral, por haber dado ejemplo de una iniciativa de "triple beneficio", pues el proyecto de los indígenas representó avances económicos, sociales y ambientales.

Este es un gran ejemplo de lo que en el PNUD describe como métodos de "triple ganancia", donde las iniciativas ofrecen beneficios económicos, sociales y ambientales de forma simultánea y que además reducen las brechas de género contribuyendo decididamente al logro de la agenda global 2030”, precisó el Representante del PNUD.

“Es en el nivel local donde los vínculos entre los aspectos sociales, económicos y ambientales del desarrollo sostenible son tangibles, y donde vemos algunos de los ejemplos más claros de soluciones exitosas de desarrollo sostenible”, añadió

"Esta contribución ha sido indispensable para la flora, la fauna y la recuperación de hectáreas, además ha mejorado la gobernanza y el tejido social inga", señaló el embajador de Noruega Lars Vaagen.

En la premiación también participó el viceministro de Ambiente de Colombia, Pablo Vieira Samper, quien destacó que los Inga han dado un paso trascendental por el momento histórico del país, próximo a firmar un acuerdo de paz con la guerrilla de las Farc.

 

Liderazgo

El trabajo de los inga en Aponte es considerado como un ejemplo para el logro de objetivos nacionales, en este caso para las políticas de erradicación de cultivos ilícitos.

El evento de premiación apuntó a honrar la gran innovación y el liderazgo que viene de las propias comunidades locales de Colombia, en un espacio tan simbólico como es el Congreso de la Republica.

Según precisó Jimena Puyana, coordinadora de Desarrollo Sostenible del PNUD, este año los ganadores fueron elegidos entre casi 1.500 candidaturas provenientes de 126 países. Durante meses una serie de expertos internacionales llevaron a cabo un riguroso proceso de selección de los ganadores.

“Durante estos años sabemos que los ganadores del premio han asegurado los derechos sobre las tierras de cientos de comunidades, han salvado millones de hectáreas de bosques de la destrucción, han protegido especies animales en riesgo de extinción y han creado decenas de miles de puestos de trabajo para sus comunidades”, explicó Puyana.

Entre los ganadores de esta versión del premio hay grupos que trabajan en zonas de conflicto, por ejemplo Irán, Afganistán, República Democrática del Congo, Honduras y Colombia.

“La historia del pueblo inga de Aponte debe quedar grabada en las mentes y corazones de todos los colombianos y servirnos de ejemplo. Ellos vivieron épocas de grandes conflictividades por la presencia en su territorio de grupos armados al margen de la ley y los cultivos de uso ilícito”, añadió Puyana.

Destacó que Hernando Chindoy, gobernador en ese entonces del resguardo, se empeñó en que su pueblo recuperara su autonomía, su dignidad y sobre todo, la soberanía del territorio que les pertenece.

Ahora los inga piden apoyo para enfrentar ahora un desafío de la naturaleza: Profundas grietas  en el terreno  han devastado sus hogares. Alguna de ellas de varios metros de profundidad,  continúan creciendo y expandiéndose desde enero pasado.

 

Liderazgo
Liderazgo
Liderazgo
Liderazgo
Liderazgo
Liderazgo
Liderazgo
Liderazgo
Liderazgo

“Es esencial que el proceso sea asesorado por estudios geológicos rigurosos para evitar desastres similares en el futuro en un territorio de vital importancia para la comunidad, por su soberanía de 300 años, por su identidad, por sus derechos económicos, sociales y culturales. Será entonces fundamental plantear soluciones que  reduzcan el riesgo futuro de desastres sin violar la integridad territorial o cultural de la comunidad Inga”, enfatizó Arnaud Peral.

Llamado al que se suma el Secretario de Gobierno de Nariño: “Lo que viven en Aponte con la falla geológica se compara con Gramalote”.

Desde la cosmovisión indígena el líder Hernando Chindoy resume lo que viven en pocas palabras: “La tierra está llorando, la naturaleza está clamando que la salvemos. Todos somos guardianes de la tierra y la tenemos que cuidar”

 

Testimonios líderes inga en video

Informe realizado por Natalia Borrero y Elizabeth Yarce, oficina de Comunicaciones PNUD 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Colombia 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tobago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe