En Villavicencio: La Fabrica de Ideacciones para la Paz

10-dic-2015

(Bogotá, diciembre 09 de 2015) Uno de los desafíos permanentes que se escucha en los distintos foros y eventos por la construcción paz en Colombia es el de la pedagogía parr la paz. Más allá de informar en qué punto está el proceso de negociación o los propios acuerdos de La Habana, el desafío que plantean los sectores y los territorios es la necesidad de que la gente comience a vincular la paz con su vida cotidiana, con desafíos que son mucho más grandes que firmar papeles o entregar armas, desafíos que requieren pactos nacionales, grandes acuerdos y cambios de comportamientos pequeños y grandes.

En este esfuerzo se vienen impulsando una serie de acciones, talleres, campañas, estrategias y productos que han intentado llevar la información del proceso de paz a todos los rincones del país, sin embargo pareciera que el clamor, especialmente desde los territorios, sigue latente, la demanda por tener espacios de sensibilización, formación y acción para el cambio hacia la paz, pareciera una tarea pendiente.

Es bajo esta mirada, que en el 2015 se juntan voluntades y recursos que dio vida a una propuesta pedagógica y metodológica innovadora para movilizar y acercar a la gente a la paz, respetando las diferencias y los códigos culturales de la población en los territorios llamada Fábrica de Ideacciones para la Paz. Una alianza, liderada por la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, apoyada por el Programa Alianzas Territoriales para la Paz y el Desarrollo del PNUD y llevada a la acción por la Fundación Chasquis, especializada en comunicación.

“La Fábrica llega como una idea que respeta lo que hay y se siente en el territorio con respecto a la paz y se volvió un espacio de unión de gente y organizaciones que creemos que el conflicto se puede cambiar. Nos estamos pensando formas propias de decirle  a nuestra gente en el territorio que no está convencida, porque la paz es el camino.” Líder de movimiento Juvenil del Meta, integrante de la Fábrica de Ideacciones para la paz.

Una Fábrica para la Paz

La idea original surge como una necesidad sentida del proceso de los Encuentros Regionales para la Paz, especialmente de la demanda que hicieran periodistas comunitarios en las regiones para desarrollar procesos de comunicación desde la región que fueran más allá de talleres y reuniones.

Ante este contexto, la OACP, el PNUD y Chasquis trabajaron juntos para crear el proyecto “Fábrica de ideacciones” en el Meta. Un proceso desde lo regional que busca desarrollar una metodología para hacer pedagogía por la paz, creando y actuando con la gente y desde la gente, para cambiar hábitos y mover fibras sensibles desde la propia cultura.

“Originalmente el proyecto Fábrica de Ideas estaba orientado a crear mensajes y adaptar los mensajes a población apática al proceso de paz, pero faltaba un elemento fundamental y era como incluir a la gente de la región en el proceso de creación y de contenidos” nos cuenta Juan Manuel Peña de Chasquis.

Por ello, tanto la OACP, el Programa Alianzas territoriales para la Paz y el Desarrollo de PNUD y Chasquis, comenzaron a trabajar arduamente con la lógica de incluir desde la raíz a los actores claves de la región, que fueran los que se pensaran la estrategia e implementaran las acciones. Una propuesta que desde su partida apuntara a intervenir los espacios públicos para hacer sentir a la gente y tenga experiencias que le mueva fibras sensibles.

Es necesario entender que con un conflicto de más de 60 años se vuelve esencial que cualquier proceso de comunicación y pedagogía con la gente deba movilizar cambios de comportamientos.

La Fábrica de Ideacciones surge con la lógica de pensar en herramientas que vayan más allá de la publicidad o de la información, herramientas pedagógicas que surjan desde los códigos culturales de la gente y rescaten desde lo más íntimo del ser humano lo que moralmente es imposible negar o rebatir de conceptos como la paz, el medio ambiente o el agua, para llevarlos a esa amplia gama de gente escéptica de este país.

“Es con mensajes, desde esa profundidad, que se podrá contrastar toda esa maquinaria de desinformación que está basada también en mensajes que activan los miedos humanos y los imaginarios apocalípticos irreales” afirma Juan Manuel Peña

¿Cómo hablar de paz sin hablar de paz?

Paz

Uno de los problemas más habituales de cualquier proceso de paz es que los términos se politizan y se vacían de contenido rápidamente para la mayoría de la gente, por ello resulta fundamental poder conectar la paz con la vida cotidiana, que ponga la paz en la mesa de las personas y le explique que un vaso de agua y usar bien el recurso natural equivale a un futuro en paz.

En este sentido, el proceso metodológico de la Fábrica, pasó por una discusión de conceptos filosóficos profunda entre OACP, PNUD y Chasquis, que llevó a definir el norte político y conceptual, para desde allí trabajar todo el tiempo en el terreno.

Inmediatamente, el primer paso fue poder, junto a la Oficina Territorial de PNUD, identificar actores claves del territorio para crear un mapa de la región, entrevistarse con ellos y visualizar los sectores claves con los que había que contar.

A partir de allí, la propuesta de trabajo e implementación que ha conducido Chasquis, definió como fundamental la creación de un equipo estratégico con gente de la región que pudiera no solo echar a andar la fábrica sino darle continuidad, apropiarse de la metodología desde el principio y darle sostenibilidad en el tiempo más allá de los socios iniciales.

Con este equipo formado, el trabajo de contacto e identificación de los sectores claves para esta  campaña de difusión se dio de manera orgánica y natural. Este equipo base, con la ayuda del equipo territorial del PNUD, localizaron y propusieron la conformación de un grupo motor de trabajo  compuesto por organizaciones de jóvenes, artistas, comunicadores y academia del territorio.

Con el equipo estratégico y los actores claves identificados, arrancó el proceso metodológico que pasó desde la conceptualización, la construcción filosófica y la realización técnica de la propuesta, hasta la producción, realización y responsabilidad de cada una de las fases, siempre con el apoyo técnico de los socios.

Como la idea del proyecto ha sido siempre dejar una capacidad instalada real, que se quede en el territorio para dar continuidad al proceso e iniciar muchos otros más, pero especialmente un equipo que cree la estrategia de comunicación desde la lógica del territorio y no que se imponga desde el centro.

Por ello, el proceso ha necesitado varios talleres, el primero para que los actores de la región identificaran los principales problemas, retos, temas y especialmente comportamientos que se debían tocar para generar cambios reales en la sociedad del Meta con respecto a la paz.

En este paso, hubo consenso en que lo que más indigna a la gente del Meta es la indiferencia, pero hablar de la indiferencia de manera general es igual que hablar de manera general de paz, los términos se vuelven tan efímeros y tan vagos que la gente no logra conectarlos con su realidad. Por eso se hizo el esfuerzo de identificar y desmenuzar  la indiferencia ¿frente a qué? A partir de este ejercicio se logra llegar a tres grandes temas: la indiferencia hacia el agua y los recursos naturales; la indiferencia ante la corrupción que termina siendo parte del paisaje; y la indiferencia hacia el proceso de paz.

El siguiente paso ha sido la realización y producción de los mensajes, las campañas, los productos y sobre todo las acciones concretas en la calle, movilizando gente e insertándose en el ambiente cotidiano de la población. Con intervenciones masivas callejeras de jóvenes presentando manifiestos por la paz a los funcionarios públicos, recorridos de cientos de ciclistas por la ciudad hablando del agua y la paz o piezas públicas que invitan a la reflexión entre muchas otras.

Comunicación y paz

La comunicación para la paz en Colombia es una necesidad fundamental y esto implica que se piense como un proceso estratégico que va mucho más allá de la mera publicidad de mensajes que van desde arriba hacia abajo. La diversidad del país, no es solo étnica, también tiene que ver con cosmovisiones, con tiempos, con factores que han hecho del conflicto y sus impactos fenómenos únicos de ciertas regiones.

Los códigos culturales de las distintas regiones colombianas, no son un factor meramente sociológico, es un elemento clave para que los mensajes lleguen y generen cambios en la gente, cambios permanentes que tienen que pasar por cambios de los hábitos más pequeños, desde los imaginarios más básicos, para llegar a los más complejos y estructurales. No puede pedírsele a la gente que construya una cultura de paz, si primero no construye hábitos cotidianos de respeto consigo mismo, con los demás, con el medioambiente. Después de 60 años, no se le puede pedir a la población que piense un país distinto, si no comienza por una casa distinta y una comunidad distinta, con otros códigos para resolver sus conflictos y sus diferencias.

La fábrica y la propuesta metodológica que quiere implementar, es un primer laboratorio para construir pedagogía de la paz desde el respeto, la dignidad y los códigos propios, que espera que en el año 2016 se implemente en otros territorios del país. 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Colombia 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tobago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe