V Informe Nacional de Biodiversidad de Colombia ante el Convenio de Biodiversidad Biológica

13-may-2014

Durante un evento que se cumplió este martes 13 de mayo en la Biblioteca Nacional, La ministra de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Luz Helena Sarmiento y la directora de país adjunta del PNUD, Inka Mattila, presentaron el “V Informe Nacional de Biodiversidad de Colombia ante el Convenio de Biodiversidad Biológica”.

"Este informe de biodiversidad concluye varias cosas. Por un lado, que la sostenibilidad de los servicios ecosistémicos debe ser un eje central en las decisiones que se tomen sobre el desarrollo de los territorios que serán protagonistas en la implementación de las estrategias de construcción de paz. Muchas de esas zonas cuentan aún con una elevada integridad ecológica, que es fundamental para la provisión de bienes y servicios ambientales indispensables para la población y para los sectores productivos que dinamizan la economía. Considerar su importancia será estratégico para la sostenibilidad de la paz", dijo la directora de país adjunta del PNUD, Inka Mattila.

Agregó: "Los sectores productivos, más específicamente las locomotoras que dinamizan el desarrollo, se verían altamente favorecidos si incorporan en su propia planificación la gestión de la biodiversidad. El informe concluye que la no consideración de los servicios ecosistémicos en la planificación de sectores productivos genera impactos sobre la infraestructura del país, como lo ocurrido en 2010-2011 con la red vial nacional. Podría tener también un impacto sobre los distritos de riego, vitales para la agricultura". 

Inka Mattila destacó que con ejemplos concretos,  esta publicación muestra casos en los cuales la incorporación de la biodiversidad en algunos sectores se convierte en una apuesta gana-gana. "Se están haciendo esfuerzos en el sector cafetero o en el desarrollo de sistemas silvopastoriles, entre otros. Igualmente, la expedición de instrumentos, como el Manual de compensaciones ambientales, son un ejemplo de cómo avanzar en el desarrollo generando sostenibilidad".

Mientras que la Ministra de Ambiente y Desarrollo Sostenible, precisó que a pesar de su inmensa riqueza, “el costo ambiental del progreso no ha sido insignificante. En particular, la pérdida de biodiversidad y de los servicios que de ella se derivan, constituye hoy uno de los mayores retos que enfrenta la humanidad”, 

En Colombia durante esa misma década, según el V Informe Nacional de Diversidad Biológica, la cobertura de bosques naturales pasó de 56.5% a 51.4%. Las áreas deforestadas se han transformado principalmente en praderas para ganadería y en áreas agrícolas. Mientras que el deterioro del bosque, está ligada con las intervenciones del territorio asociadas a la expansión de minería, los cultivos de uso ilícitos y la extracción de maderas tropicales. La tasa de deforestación ha disminuido en años recientes, mientras aumenta la degradación de los bosques.

Un ejemplo claro de lo que le cuesta al planeta esta falta de planeación es que “la cobertura de bosques global, un buen indicador de biodiversidad, disminuyó en 1.4 millones de kilómetros cuadrados entre 1990 y el 2010, y se estima que el costo global de esta pérdida oscila entre 2 y 5 billones de dólares al año”,  agregó la jefe de la cartera ambiental. 

De este modo, la Ministra Sarmiento hizo un llamado al país a “reconocer el valor de la naturaleza y no perder de vista que los daños sobre el medio ambiente generan costos sociales significativos. Se estima que el deterioro  ambiental genera un costo anual equivalente al 3.5 por ciento del PIB, siendo notables las pérdidas asociadas con el deterioro de servicios ecosistémicos. Por ejemplo, la degradación de los servicios relacionados con la regulación hídrica y la estabilidad de los suelos, combinada con la acentuación del período de excesos hídricos, contribuyó a que entre el 2010 y el 2011 se destruyera cerca del 14% de la red vial nacional”.

Presentación del informe

El V Informe pone de manifiesto la importancia de la gestión integral de los territorios, teniendo en cuenta la presencia de ecosistemas y especies, siendo las interacciones entre la vegetación, el suelo y la atmósfera, las que determinan la regulación climática y con ello la posibilidad de generación de los Servicios Ecosistémicos importantes en el ámbito local, regional y global. (VER PRESENTACIÓN DEL INFORME A CARGO DE LORENA FRANCO, JIMENA PUYANA Y JUAN PABLO RUIZ)

Juan Pablo Ruiz uno de los autores del informe, explicó que no solo hay una dinámica de desarrollo productivo que afecta a la biodiversidad, sino que el mismo se ve afectado en la medida en que los servicios ecosistémicos se deterioran. “La conservación de la biodiversidad termina siendo clave para el desarrollo de cada sector (…) Falta mucha información con respecto a la relación positiva entre la conservación de los servicios ecosistémicos y el desarrollo de los sectores".

Por su parte, Lorena Franco, también investigadora en este informe, dijo que los costos económicos y sociales de degradación ambiental son crecientes y afectan a toda la sociedad, por lo cual la gestión de estos recursos naturales debe ser una acción conjunta" y articulada de todas las esferas.

En este sentido, el informe señala que a pesar de los inmensos retos de la gestión ambiental, descritos en el Plan Nacional de Desarrollo (2010-2014), "sólo se asignó el 0,27 % del presupuesto total de la nación en 2009; el 0,28 % en 2010 y 2011; el 0,33 % en 2012 y el 0,39 % en 2013".

Franco advirtió además que con el daño al medio ambiente "pasamos de umbrales de irreversibilidad", que afectan no solo a los sectores industriales, "sino a modos de vida locales que dependen de manera directa de la biodiversidad", generando pérdidas a mediano y largo plazo en la "viabilidad social, productiva y biofísica".

Jimena Puyana, oficial de Desarrollo Sostenible del PNUD, adivirtió que el informe hace un análisis de la contribución de la biodiversidad en el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). “Aquellas regiones con mayores índices de pobreza son, contradictoriamente, muy ricas en biodiversidad. Esto implica que no es suficiente tener una rica base natural, sino que es necesario pensar el desarrollo de manera diferencial, sin sacrificar la diversidad cultural ni biofísica. Igualmente destaca que la agenda pos-2015 deberá hacer del desarrollo sostenible un componente verdaderamente integral de los nuevos objetivos globales”, precisó.

La directora del Instituto Humboldt, Briggite Baptiste realizó varios comentarios al informe en los que destacó que las demás ciencias sociales deberían involucrarse más en el tema de la biodiversidad al tiempo que la directora de Bosques del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, valoró que el documento a la vez que propone cómo garantizar sostenibilidad ambiental, también revisa en "qué estamos mal".

Aspectos en  Colombia sobre protección a la biodiversidad para destacar

-Aunque la tasa de deforestación ha disminuido en años recientes, aumenta la degradación del bosque natural y la deforestación sigue siendo una importante impulsor o motor de transformación y pérdida de biodiversidad. Este informe toma la deforestación y degradación de los bosques cómo aproximación al cambio de la base biofísica del país.

-Respecto a la deforestación, en 1990 el bosque cubría el 56,5% del territorio nacional continental y en el 2010 el 51,4%. Las áreas deforestadas se han  transformado  principalmente en praderas para ganadería  y  en  áreas  agrícolas.

-La degradación del bosque está ligada con las intervenciones del territorio asociadas a la expansión de minería, los cultivos de uso ilícitos y la extracción de maderas tropicales.

-A las causas de la degradación local se suman las globales y su sinergia aumenta la vulnerabilidad ecológica y económica. Según el Análisis Ambiental de País adelantado por el Banco Mundial, la degradación ambiental genera en Colombia un costo equivalente al 3,5% del PIB y sobresalen costos asociados a degradación como inundaciones, derrumbes y degradación del suelo.

La degradación y pérdida de servicios ecosistémicos afectan el bienestar social y el desarrollo de algunos sectores productivos. Así como hay motores de degradación, también los hay para la recuperación y conservación.

Más Información:

Elizabeth Yarce. Comunicaciones PNUD elizabeth.yarce@pnud.org.co 

 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Colombia 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe