Grandes empresarias: empoderando a mujeres cabeza de hogar, desplazadas por el conflicto armado

 

“No ha sido fácil, hasta hace muy poco a la mujer aquí en la región se le catalogaba como ama de casa y no como un sujeto activo dentro y fuera del hogar. No sólo somos madres, también podemos aportar al desarrollo de nuestras regiones y a la construcción de país,” cuenta Bibian Reina, oriunda de Tumaco, afrocolombiana y economista de profesión, quien se desempeña como Gerente de la empresa Mar y Sol SAT.   Su liderazgo al frente de la empresa ha sido destacado en la plataforma Mujeres que Inspiran; en 2014 recibió el premio cívico empresarial otorgado por Ecopetrol y la Cámara de Comercio de Tumaco, y recientemente en 2016 recibió el premio Emprender Paz.

Tumaco ha sido uno de los municipios más azotados por el conflicto armado afectando principalmente a las mujeres, niños y niñas. Según el Registro Único de víctimas, a diciembre de 2016 se registran 7,970.190 víctimas del conflicto armado, de las cuales 306.517 pertenecen al departamento de Nariño, ocupando el quinto lugar a nivel nacional en el mayor número de víctimas. Los delitos de mayor ocurrencia registrados en Tumaco, Nariño, son desaparición forzada, desplazamiento y violencia sexual.

Para promover los medios de vida de las mujeres de Tumaco y el desarrollo sostenible del territorio, en 2011 se creó la empresa asociativa camaronera con el nombre de Mar y Sol, la cual vincula a madres cabeza de hogar de comunidades que viven en condiciones de pobreza y familias víctimas del conflicto armado. La empresa fue conformada por población en situación de vulnerabilidad, donde el 80% son mujeres desplazadas cabeza de hogar.   La empresa nació como parte de una política de desarrollo de negocios inclusivos rurales del PNUD y el Departamento Nacional de Planeación (DNP), en alianza con la Corporación para el Desarrollo Empresarial (Cordeagropaz).   

Aspectos destacados

  • Con este proyecto se ha logrado:
  • Reactivar la camaronicultura, formalizar la cadena productiva, mejorar prácticas y recuperar infraestructura abandonada.
  • Vincular a instituciones y sector privado en las fases de la cadena de producción.
  • Promover inclusión social desde la perspectiva de negocios inclusivos.
  • La empresa es hoy autosuficiente y produce 20 toneladas de camarón, comercializado en las ciudades más grandes del país.
  • Cuenta con tres fondos: uno de solidaridad, uno de aportes y uno de ahorro y crédito que benefician a las mujeres socias.
  • Más de 240 familias se benefician gracias a la participación de mujeres cabeza de familia, víctimas desplazadas por el conflicto.

El proyecto logró reactivar la camaronicultura, formalizar la cadena productiva, mejorar las prácticas de manejo del cultivo, recuperar infraestructura prácticamente abandonada, vincular a instituciones con sector privado y, sobre todo, hacer realidad un modelo de negocios inclusivos.    “La mujer de Tumaco tiene hoy un rol muy importante en la región, gracias al reconocimiento y empoderamiento que hemos tenido con los nuevos roles y obligaciones que adquirimos mediante el crecimiento de la empresa”, señala Bibian. Hoy, Mar y Sol SAT produce 20 toneladas de camarón que se comercializa en las ciudades más grandes del país; y cuenta con tres fondos, uno de solidaridad, uno de aportes  y uno de ahorro y crédito que beneficia a las mujeres socias y a sus familias.

Para esta lideresa, uno de los principales logros ha sido fortalecer a la empresa no solamente desde el punto de vista estructural, sino también como ruta la para la promoción de sueños.

Uno siempre debe soñar, ponerse metas y reinventarse… en mi casa me enseñaron hacer las cosas con dedicación. Cuando yo llegué a Mar y Sol, encontré que no había una estructura organizacional, no se tenía una visión empresarial, pero lo que más me impacto fue que encontré un enorme corazón y las ganas de éstas mujeres por salir adelante para sacar este sueño. Hoy podemos decir que, aunque aún nos falta mucho por hacer, poco a poco entre todas hemos ido consolidando este gran proyecto de vida”, puntualiza Bibian.

Esta iniciativa es muestra del modelo empresarial inclusivo para reactivar el desarrollo y mejorar la calidad de vida de miles de mujeres víctimas en regiones afectadas por el conflicto. Actualmente, son más de 240 familias beneficiadas con esta empresa en Tumaco. “Por eso la idea es que cada vez seamos más las mujeres reconocidas como sujetos activos en la construcción de un país en paz, sin violencias, donde todos y todas podamos aportar con trabajo, dedicación, pero sobretodo con amor, para decir: ¡sí se puede!” concluye Bibian.

Mar y Sol SAT es un negocio Inclusivo rural exitoso, con autosostenibilidad que hoy en día continúa promoviendo su crecimiento.  Desde la gerencia liderada por Bibian Reina, pretende lograr generar más alianzas con el sector privado para que pueda tener como soporte una cadena productiva dinámica y consolidada.  El próximo reto es alcanzar la certificación INVIMA de la planta de procesamiento para poder suscribir contratos comerciales con las principales superficies y cadenas. Actualmente, cuenta con 95 empleos directos y el valor de los ingresos recibidos por mes por cada una de sus empleadas está en el rango de los 600 mil pesos.