En Quijaradó: los embera unidos por la nutrición de sus niños y niñas

quijarado
Malciana Conde, partera en el municipio de Río Quito, en Chocó. Foto: Elizabeth Yarce / PNUD Colombia

Malciana Conde dice con orgullo que casi todos los niños de su comunidad le regalaron su primer llanto cuando nacieron, después de largas jornadas de parto. “Soy partera –comenta– y eso lo aprendí de generación en generación”. Por eso goza de gran respeto entre la comunidad embera dobida que habita en Quijaradó, en el municipio de Río Quito, en Chocó.

Aspectos destacados

  • Las comunidades indígenas y afrocolombianas del Chocó promueven su seguridad alimentaria y nutricional
  • En Quijaradó es urgente erradicar la pobreza extrema y el hambre.
  • En Quijaradó hay esperanza de que con este programa vengan otros que les permitan avanzar hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Después de dejar Quibdó y luego de tres horas en panga (embarcación pequeña) y de recorrer el Atrato y Río Quito, se divisa en una de las márgenes a un grupo de niños y niñas indígenas. Son los pequeños de Quijaradó, un pequeño caserío conformado por 97 personas agrupadas en 25 familias y donde 54 son niños. “Casi todos nacieron en la tierra en la que vivíamos monte adentro, tres años atrás –relata Malciana-. Aquí vivimos desde entonces pero con muchas necesidades”.

Una de esas carencias ha sido la comida –paradójico con el río pasándoles. Pero el mercurio y la contaminación alejan los peces-. Y con esa privación han venido las enfermedades, cosa que unida a la falta de vivienda digna, servicios públicos como acueducto, alcantarillado y energía, ponen a los indígenas en situación de extrema pobreza.  

“Tres niños tenían de la desnutrición más grave. Y otros estaban así todos barrigones -explica Malciana-. Pero ya todos están sanando”. Mientras que otros, según precisa Inés Lana, docente de los pequeños de 1 a 5 años, presentaban infecciones respiratorias como consecuencia de la mala nutrición.

Esa situación viene mejorando desde hace dos años, luego de que cinco agencias de las Naciones Unidas, agrupadas en el Programa Conjunto “Las comunidades indígenas y afrocolombianas del Chocó promueven su seguridad alimentaria y nutricional”, comenzaran un trabajo en esta comunidad con el propósito de avanzar en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, cuyo plazo está establecido para el 2015.

En Quijaradó es urgente erradicar la pobreza extrema y el hambre. Y en tal sentido, el programa le apuntó, de forma concertada con la comunidad, a enfocar sus esfuerzos en garantizar la Seguridad Alimentaria y Nutricional (SAN) a través de la generación de medios de vida sostenibles; de la atención y prevención de la desnutrición de los niños y a que la comunidad aprendiera de agroalimentación.

Hoy, explica Malciana, la comunidad aprendió a alimentarse. “No conocíamos ni siquiera una habichuela. Tampoco las cebollas, tomates, ají. Aquí nos preguntábamos que íbamos a hacer con tanta hierba, pero luego de mucho trabajo entendimos que eso también se comía… Y hay qué comer”.

En Quijaradó, en el marco del Programa Conjunto (PMA, FAO, UNICEF, OPS Y PNUD), los embera sembraron 18 huertas familiares; tienen composteras para procesar los residuos; sembraron cultivos para el pancoger con arroz y maíz. También tienen 18 corrales y galpones donde hay 72 gallinas que producen en promedio 380 huevos.

“Ya esos peladitos se quedaron amañaditos comiendo ensalada y verduras. También el pollito y los huevos -agrega Malciana-. Se nota mucho el cambio y no hay ningún niño desnutrido”.

A esto se suma, en el marco de una estrategia de agua segura, la instalación de un sistema de tratamiento de aguas lluvias (ante la falta de acueducto y alcantarillado) y una iniciativa para promover el uso del agua y el jabón y garantizar que los niños tengan condiciones más favorables.

Johnatan Marmolejo, líder comunitario en Quijaradó, precisa que este es un primer paso. “Nos gustaría emprender algún proyecto agrícola más adelante. Pero, por ahora, estamos con las huerticas familiares y cuidando los cultivos”.

En Quijaradó hay esperanza de que con este programa vengan otros que les permitan avanzar hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Contra la desnutrición

El Programa Conjunto “Las comunidades indígenas y afrocolombianas del Chocó promueven su seguridad alimentaria y nutricional”, impulsa la estrategia de atención a la desnutrición basada en comunidad (ABC). Esta iniciativa realiza la recuperación nutricional de niños y niñas con desnutrición aguda y global en sus propias comunidades.

Esto se logra gracias al entrenamiento que en el tema reciben sus padres, cuidadores o agentes comunitarios. El programa incorpora otras estrategias diferenciadas para prevenir la desnutrición e incluye, en estos casos, paquetes de alimentos específicos y suplementos con micronutrientes para elevar la hemoglobina en los niños. Todo sumado a una estrategia de agua segura con sistemas de captación y filtrado de aguas lluvias.

Presencia en 9 municipios

El Programa atiende desde 2009 a 58 comunidades de 9 municipios de Chocó: Quibdó, Itsmina, Río Quito, Tadó, Nóvita, Medio San Juan, Litoral de San Juan, Sipí y Carmen de Atrato. Todo esto con el apoyo de actores nacionales y territoriales como el ICBF, ANSPE, DPS, APC, los ministerios de Agricultura y Desarrollo Rural; Salud y Protección Social; la Gobernación de Chocó; los gobiernos locales y las organizaciones y comunidades indígenas y afrocolombianas.

Las cifras del Chocó

De acuerdo con las cifras oficiales recogidas por Unicef, mientras en Colombia el indicador de desnutrición infantil es 3% , en Chocó es 6%. De igual forma, en Chocó viven 79.091 niños menores de 5 años y el 6% tiene desnutrición global y el 16% crónica. Por esta razón distintos sectores se unieron con el propósito de revisar la situación y analizar estrategias para garantizar mejores condiciones de vida en la región.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Colombia 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe